22 abr.

Tipos de luminosidad en Macro

Luz Frontal:
Provoca la ausencia de sombras en el motivo y que la composición aparezca plana, sin volumen.

El Contraluz:
A contraluz la saturación de los colores es mayor, así como su pureza. Además en numerosas ocasiones los colores que aparecen son muy distintos a los reflejados y la composición gana muchísimo con esta luz.
Es muy recomendable esta luz con las flores, especialmente las de colores claros, helechos, patas de anfibios…
Es recomendable que la fuente de luz no aparezca en el fotograma, pues sino saldrá una zona de velo bastante desagradable.


Luz Lateral:
Proviene de fuentes situadas cerca de los 45º respecto a la cámara. Produce resultados naturales y sombras en el lado opuesto que normalmente es necesario aclarar con un reflector o un segundo flash.

Luz Razante:
Situada a 75-90º del eje de la cámara y muy cerca del plano horizontal la luz acentúa las texturas del objeto que fotografiamos.
El inconveniente es que si la luz procede de un solo punto el contrario aparece muy oscuro o negro. Para evitar este problema se recurre a un segundo punto de luz o a un reflector.

Luz de Relleno:
Se llama así a la técnica de utilizar el flash para aclarar las sombras producidas por la luz natural.
Para ello debemos elegir el diafragma adecuado para conseguir la profundidad de campo que estimemos oportuna. A continuación seleccionaremos la velocidad de obturación adecuada para ese diafragma, pero vigilando que la velocidad de obturación esté por debajo de la de sincronización del flash (normalmente entre 1/60 –1/250). Sí no podemos seleccionar una velocidad inferior a la de sincronización deberemos seleccionar un diafragma más cerrado o recurrir a filtros de densidad neutra. Otra opción es recurrir a flashes y cámaras de última generación, capaces de sincronizar a cualquier velocidad.
El flash no debe aportar toda la luz a la escena, su misión es tan sólo la de aclarar las sombras. Por ello debemos subexponer su destello entre 1 y 2 EV y orientarlo de tal forma que incida precisamente sobre las sombras.
Cuando subexponemos la luz del flash en 2 puntos su destello apenas aporta nada a la luz natural, no precisándose pues ninguna corrección en la exposición.
Sin embargo cuando subexponemos el destello del flash en un punto éste aporta a la escena la mitad de la luz que necesita. Para evitar que el fotograma salga sobreexpuesto deberemos disminuir también la exposición de la luz natural en un punto.
De esta forma las luces recibirán la mitad de su exposición correcta de la luz natural y la otra mitad de la proveniente del flash. Las sombras recibirán tan sólo la iluminación del flash.
Si utilizamos el flash como luz principal podemos usar la luz natural de relleno. Para ello subexpondremos la luz natural entre 1 y 2 EV. Sí subexponemos la luz natural en 1EV deberemos subesponer la luz del flash en un punto para evitar sobreexponer el fotograma. Sí subexponemos la luz natural en 2 o más puntos su incidencia sobre las luces del fotograma es escasa y no necesitaremos compensar el destello del flash
El uso de flash de relleno es más sencillo en general utilizando la cámara en manual. En cámaras que tengan control de compensación independiente para el flash la cosa se simplifica todavía más, así como en los flahes que admitan este ajuste.
Sí queremos subexponer la luz de relleno en punto tan sólo deberemos situar el dial de copensación en -1, de esta forma tanto el flash como la iluminación natural aportarán la mitad de la luz necesaria para la correcta exposición.
En los casos en que el sujeto no tenga un color neutro deberemos compensar a mayores la exposición teniendo en cuenta su brillo.

20 abr.

La luminosidad en Macro

La luz natural no suele ser la más adecuada para el trabajo de macro.
Por un lado su calidad, dirección, dureza y color dependen de la posición del sol y de la existencia de nubes. En pocas ocasiones encontraremos un cielo parcialmente nublado que produzca una iluminación suave y poco contrastada. De cualquier forma tan sólo en las horas cercanas al mediodía la temperatura de la luz es la idónea para las películas de luz de día, y justo a estas horas la calidad de la luz es ínfima.
Por otro lado y debido a la combinación de diafragmas cerrados y a la extensión que utilizamos en macro, es muy frecuente que la luz natural sea completamente insuficiente, ya que no siempre podemos incrementar el tiempo de exposición lo necesario para compensar estos diafragmas. Los animales suelen moverse y es raro que no exista algo de brisa que agite a las flores y a las plantas.
El flash es el aparato de la cámara que emite un haz de luz para alumbrar y congelar el sujeto fotografiado. Hay muchos tipos de flash:
* Flash incorporado: El más simple y común, incorporado en la cámara, es frontal y fijo. Es muy limitado pues su ángulo raramente se puede variar y suelen hacerle sombra los objetivos en distancias cortas.
* Los flashes externos: Funcionan en simpatía con el incorporado en la cámara, es decir, que se disparan sincronizadamente con este. Están conectados a la cámara. Estos son muy útiles por que se puede variar la intensidad y ángulo en que se disparan. Se pueden usar como relleno para eliminar sobras o cubrir ángulos especialmente oscuros.
* Flash esclavo: Es un flash externo que se dispara cuando capta la luz de otro flash.
* Flash macro: Muy útiles en fotografía macro. Suelen tener forma de anillo que se enrosca al extremo del objetivo. A lo largo del perímetro del anillo tiene miniflashes que alumbran el sujeto desde multitud de ángulos, cubriendo todas las sombras. Además, al estar en el extremo del objetivo no hay nada que pueda hacerle sombra.

El Difusor:
Evite las manchas brillantes:
Es muy frecuente que al fotografiar algunas superficies (piel de anfibios, hojas carnosas…) aparezcan manchas brillantes por utilizar una iluminación demasiado frontal, para reducir este efecto basta con utilizar la fuente de luz de forma más oblicua, o recurrir a una iluminación más difusa.
Difusor: Son artefactos de diversas formas que acoplados al flash difuminan la luz y suavizan la dureza del flash.

19 abr.

Factores a tener en cuenta en Macro

La distancia de enfoque:
Es el rango de distancias con las que el objetivo puede enfocar.
Para la fotografía macro nos interesa la distancia mínima a la que puedes acercar el objetivo de la cámara al objeto a fotografiar y que permite a la cámara enfocar dicho objeto.
Varié la distancia y no el enfoque, es más fácil mover la cámara o el sujeto hacia delante o atrás y cuando esté a foco la zona deseada disparar.
Truco:
Muchos insectos tienden a seguir una determinada dirección, a huir de la luz, a acercarse a ella. Observe este comportamiento y situelo después en una zona por la que al huir pase por delante de la zona de enfoque…

Abertura del diafragma:
El diafragma es una cortinilla circular que se puede graduar para dejar entrar más o menos luz en el sensor. Cuanto más cerrado esté el diafragma, mayor será la profundidad de campo, pero menor la luz que entra en el sensor, con los problemas que ello conlleva.

Profundidad de Campo:
Es la distancia que hay entre la parte más cercana y la más alejada del objeto fotografiado que permanecen enfocadas. Es decir, la profundidad del objeto que la cámara consigue enfocar.
Es sin dudas el tema crítico: sabemos que la profundidad de campo se reduce a medida que es menor la distancia de enfoque o es mayor la distancia focal del objetivo para una misma distancia de enfoque.
Para aumentar la profundidad de campo en macrofotografía debemos atender a:
* El Diafragma: Cuanto más cerrado esté el diafragma más profundidad de campo obtendremos. Cerrar el diafragma conlleva un problema. La luz que entra a la cámara es menor, por lo que deberemos ayudarnos con flash o aumentar la exposición.
* Distancia de enfoque: Cuanto mayor sea la distancia a la que nos encontremos del objeto mayor será su profundidad. Pero en fotografía macro se trata de acercarnos lo máximo posible al objeto, no alejarnos.
* Distancia Focal: La distancia focal es la que separa la lente de un objetivo del sensor de la cámara. Un objetivo de 50mm tiene la lente a 50 mm del sensor/carrete de la cámara. Cuanto menor sea la distancia focal mayor será la profundidad e incluso con diafragmas muy cerrados la profundidad de campo por encima del 1:1 es tan limitada que es inútil medirla, tan sólo un plano quedará nítido, y este debe ser evidentemente el más significativo.

Velocidad de obturación:
Es el tiempo que permanece abierto el obturador, que son unas cortinillas que tapan el sensor de la cámara. Cuanto más tiempo este abierto más luz llegará al sensor y más luminosas serán las fotos.
Cuanto menor sea el tiempo de obturación más nítidas saldrán las fotos, pero también más oscuras.
Hay de buscar el equilibrio justo de diafragma y obturador, pero también pensar en las condiciones externas a la toma: el viento, si el sujeto esta inquieto…

Valor ISO:
El ISO es la sensibilidad del sensor de la cámara a la luz. Con valores altos la cámara capta más luz. El problema de usar valores altos de ISO es que aumenta el ruido en las fotos digitales.

19 abr.

Practicar el macro

La Composición:
Busque el mejor encuadre, con frecuencia encontrará varios encuadres adecuados, en ese caso realice varias fotografías.
Tenga en cuenta que es imposible captar todo con una sola fotografía. A veces será necesaria una foto de detalle, otra de conjunto…
Procure no centrar el tema, ni exagerar los picados. No sitúe el objeto en los bordes de la composición sin dejarle un poco de espacio (aire) alrededor.
Elimine cualquier elemento que no sea absolutamente imprescindible.
Acérquese todo lo necesario para que el sujeto sea precisamente el centro de interés.
Colocar el trípode para mejorar sus fotografías, es casi imposible enfocar en situaciones críticas (zoom, posicionamiento, velocidad de obturación…) a pulso.

Los Fondos:
El fondo es imprescindible que sea tenido en cuenta. Un fondo inadecuado estropeará la mejor de las fotos.
A veces en necesario un pequeño cambio de parámetros o de angulo para que el fondo pase de ser de un azul celeste a negro.
Si no hay manera de tener un fondo adecuado puede conseguirlo con una cartulina, una ropa, una rama, un manejo de hierba situada adecuadamente, o simplemente dejándolo en la oscuridad (Fondo negro).
Compruebe que no existen elementos en el fondo que distraigan la atención como manchas de color vivo, zonas muy contrastadas, reflejos de luz…

Las Comprobaciones:
Compruebe que la profundidad de campo es la necesaria para que salga a foco lo que usted considera oportuno.
Si no sale a foco intente situar el plano más paralelo al motivo.
Controle la calidad de la luz e intensificarla si fuera necesario con una unidad de flash (difusor), cartulina transparente semi opaca o un reflector.
Compruebe que no existan condiciones que recomienden una compensación de la exposición (sujetos muy oscuros o muy claros, gran contraste…)
Mire con especial detenimiento las condiciones de luz que tiene el sujeto y piense si son las idóneas. Si hay de quitar o rastrar.